Pechh

Pechh
Anonymus

martes, 6 de octubre de 2009

La Refinería de Salamanca [ LA REFINERIA ING. ANTONIO M. AMOR: 48 AÑOS GENERANDO DESARROLLO EN BENEFICIO DE MEXICO. ]








El 30 de julio de 1998, la Refinería Ing. Antonio M. Amor (RIAMA), cumplió 48 años de haber iniciado sus operaciones. Este acontecimiento tiene un especial significado para todos sus trabajadores, pues detrás de esta fecha memorable se encuentra el trabajo, el esfuerzo y la responsabilidad de varias generaciones de petroleros. Cada una de ellas ha enfrentado, en su momento y tiempo, retos difíciles y todas, sin excepción, han sabido solucionarlos en forma exitosa.

La agotadora tarea del levantamiento y construcción para los pioneros; la adaptación a un nuevo ambiente laboral y físico para los siguientes; el arduo inicio y normalización de las operaciones para los que les sucedieron; la asimilación y dominio de los procesos para otros; la incorporación y aprendizaje de nuevas tecnologías de proceso y de control para generaciones más recientes. Todos, nuestros queridos trabajadores jubilados, muchos de ellos ya fallecidos, y ahora nosotros, hemos puesto nuestro grano de arena en esta obra tan compleja.

Sin lugar a dudas, en estos últimos años le ha tocado vivir una de las etapas con mayores retos en la historia de las refinerías, caracterizada por cambios vertiginosos:

En los últimos 5 años, la infraestructura de la refinería se ha transformado, incorporando no sólo procesos de vanguardia tecnológica, sino sistemas de control distribuido y avanzado que exigen una mayor preparación del personal.

En los dos últimos años, nuestra refinería ha tenido una mejoría notable en sus índices de seguridad, por lo que recibió en marzo pasado, de manos del Presidente de la República, el reconocimiento Excelencia en Seguridad 1997. Así mismo, recibió en julio el Premio Nacional de Excelencia en Seguridad 1997, otorgado por la Asociación Mexicana de Higiene y Seguridad A. C., en el que participaron más de 4,000 empresas de diversos rubros y tamaños.

En 1994, la auditoría ambiental, que por instrucciones del Gobierno Federal fue realizada a esta refinería, arrojó 1,157 recomendaciones, las cuales han sido atendidas en su totalidad. Por este hecho, la refinería será distinguida en fecha próxima con el Certificado de Industria Limpia..

RIAMA ha obtenido y mantiene certificados de calidad ISO-9002 para la totalidad de su sistema de producción.

En 1994, la utilidad antes de impuesto fue de -64.2 millones de dólares; para 1995, 1996 y 1997, este indicador fue de -40.3, -16.9 y 31.9, respectivamente. Para el primer semestre de 1998 este valor fue de 54.4 millones de dólares, lo que representa haber transitado, de un estado de pérdidas a un estado de franca utilidad.

Los logros mencionados han generado la confianza de las autoridades para asignar inversiones considerables destinadas a la expansión y modernización de la refinería, asegurando el futuro de las nuevas generaciones.

RIAMA: UNA REFINERÍA DE LOS 50'S PROYECTADA A TRAVÉS DEL TALENTO DE SU PERSONAL, COMO UNA REFINERÍA MODELO DEL SIGLO XXI.




En el año de 1943 comenzó a escribirse en la población de Salamanca, en el estado de Guanajuato, una historia de esfuerzo y realizaciones que ha sido excepcional: la historia de la Refinería Ing. Antonio M. Amor, de Pemex Refinación.

Hasta antes de la expropiación, la función principal de las compañías petroleras en nuestro país consistía en exportar el mayor volumen de petróleo crudo y sus derivados al extranjero, por lo que el mercado nacional estaba desatendido a tal grado que todavía en 1938 las industrias establecidas en los estados de Jalisco y Michoacán usaban leña como fuente de energía, debido al poco interés que las tres refinerías existentes tenían en surtir tales mercados.

En el año de 1940, con la industria petrolera más organizada, se consideró indispensable tener una fuente de abastecimiento inmediata a las zonas potenciales de consumo, estableciendo una refinería completa para cubrir esas necesidades.

A partir de 1943 se adquirieron los terrenos para instalar la refinería y se iniciaron las obras con un proyecto que finalmente fue modificado, encargando su diseño a Arthur G. McKee, de Cleveland, Ohio en Estados Unidos.

La ciudad de Salamanca era por el año de 1948 una ciudad eminentemente agrícola, con una población de 20 mil habitantes, con un ambiente provinciano completamente ajeno a la vorágine del desarrollo industrial que estaba a punto de iniciar.

Es así como en 1950, cuando en forma simultánea a la terminación del tendido del oleoducto con una longitud de 450 kilómetros desde la ciudad de Poza Rica, Ver., a Salamanca, Gto., se pusieron en operación las primeras unidades de producción, integradas por una planta de Destilación Primaria, con capacidad para procesar 25,000 barriles por día, e íntimamente ligadas a ésta, una Planta Desulfuradora de Gasolina, una Planta de Desintegración Térmica, Tanques de Almacenamiento y Servicios Auxiliares. En esta primera fase el personal estaba constituido en su gran mayoría por trabajadores transferidos de las desaparecidas refinerías de Bellavista y Mata Redonda, Ver. y Arbol Grande, Tamps.

Actualmente, la Refinería de Salamanca está conformada por 53 plantas de proceso las cuales elaboran 42 productos terminados. Inició operaciones en 1950 y ha tenido varias etapas de crecimiento en 1955, 1962, 1970-74, 1979, hasta la última en 1992-96 con las plantas del paquete ecológico. Es de esperar que las instalaciones más antiguas representan la mayor área de oportunidad para sustituir nueva tecnología que incluye conceptos de protección al ambiente, mayor eficiencia y mayor rentabilidad.

Es por eso que a partir de 1986, Pemex ha realizado acciones para mejorar la calidad de los combustibles automotores e industriales utilizados en México. Estas acciones están encaminadas a mejorar las especificaciones de los combustibles para reducir la cantidad de emisiones contaminantes, prueba de ello es la eliminación de la gasolina Nova y el incremento en la producción de nuevas gasolinas reformuladas, así como la Pemex Magna y Pemex Premium.

En ese tenor la refinería ha puesto en operación las plantas del paquete ecológico que a continuación se mencionan: Destilación atmosférica y a vacío, en 1993; Planta de tratamiento de aguas urbano-industriales, en abril de 1994; Planta de aguas amargas AZ, en septiembre de 1994; Metil Terbutil Eter, en octubre de 1995; Planta de Aguas Amargas AA-4, en febrero de 1996; Hidrotratamiento de destilados intermedios, en septiembre de 1996; Planta de Azufre y tratamiento de gas de cola, en septiembre de 1996; Isomerización de pentanos, en noviembre de 1996 y Alquilación de butano butileno, en diciembre de 1996.

El actual programa de modernización y expansión de las instalaciones esta dirigido a que la Refinería de Salamanca se ubique en un proceso de 217 MBDC para el año 2005 y la proporción de crudo maya, en el proceso total, disminuirá de 22% a 15%, lo que facilitará la obtención de productos de mayor calidad y aumentará la vida útil de las plantas de proceso. En el proyecto de modernización y construcción de obras nuevas se incluirán obras que el proyecto Cantarel no contempla, pero que resultan necesarias para renovar tecnológicamente algunas plantas, equipos y sistemas; como por ejemplo: el sistema de circuito eléctrico que será expandido, aumentando su capacidad para soportar la entrada en operación de las nuevas plantas de Cantarel.

Desde hace algunos años Pemex Refinación ha replanteado sus estrategias productivas, mismas que le han permitido afrontar con éxito los diferentes retos que se le han presentado. La Refinería Ing. Antonio M. Amor, no ha sido la excepción en el proceso anterior, por lo que ha redoblado sus esfuerzos por hacer del centro de trabajo un ejemplo a seguir.

La evaluación de los resultados obtenidos en cada una de las áreas de responsabilidad de RIAMA, cumple con las expectativas formuladas en torno a ellas, de tal manera que se han superado rezagos y se han atendido áreas de oportunidad, que en su conjunto han permitido que la refinería haya logrado optimizar sus estándares de seguridad, mismos que incluso la han hecho acreedora a recibir importantes reconocimientos en la materia.

La Refinería Ing. Antonio M. Amor recibió de manos del organismo auditor Calidad Mexicana Certificada, A. C., un documento en el que se hace constar que el centro de trabajo ha logrado que la totalidad de sus procesos hayan sido certificados en el ámbito internacional bajo el esquema de la norma ISO-9002, luego de que cumpliera plenamente con las especificaciones establecidas por la International Organization for Standarization, en sus 53 plantas de proceso, 42 productos terminados, 400 tanques de almacenamiento y 2 mil procedimientos, en los que se ven involucrados más de 4600 trabajadores.

Para la refinería, la mejor manera de prevenir los impactos al entorno ambiental es mediante el control de la contaminación directamente en su fuente, lo que logra capacitando a su personal en todos los aspectos operacionales, de seguridad y ambientales de la refinación del petróleo. Por otro lado, el diseño de las plantas de proceso incorpora la más avanzada tecnología en el control de la contaminación, dirigiendo sus esfuerzos a preservar el ecosistema en que se encuentra.

Los indicadores anteriores han permitido que tanto el Gobierno Federal como Pemex Refinación hayan tenido la confianza para aprobar la publicación de las convocatorias para la reconfiguración ampliación y modernización de la Refinería Ing. Antonio M. Amor, cuyo proyecto esta orientado a aumentar la producción de gasolinas ecológicas de alto octano y calidad superior, a través de la construcción de seis nuevas plantas de proceso (una reformadora de naftas con una capacidad de 22,400 barriles, una hidrodesulfuradora de naftas con capacidad de 25,000 barriles por día, una de isomerización de butanos con capacidad de 3,100 barriles por día, una planta de alquilación con capacidad de 5,000 barriles por día, una planta de MTB con capacidad de 30,000 toneladas al año, y una planta de TAME de 80,000 toneladas al año).

De la misma manera, se tiene prevista la modernización de la planta de desintegración catalítica, la modernización de las plantas combinadas AS y AA, así como la ampliación del sistema de fuerza del centro de trabajo.

Como se puede apreciar, la tendencia al crecimiento y modernización del centro de trabajo se continua impulsando de manera sostenida, para responder de manera suficiente y oportuna a los requerimientos que la nación ha fijado a la empresa; pero especialmente significa un aliciente para todos los que trabajan en la refinería, ya que de esa manera pueden percatarse de que sus esfuerzos por hacer de RIAMA un modelo de eficiencia y seguridad, no han sido en vano. Es por lo anterior que se puede concluir que: Hemos recibido una herencia magnífica, la hemos acrecentado y la entregaremos aún mejor a las generaciones que vienen.

1 comentario:

ciudadeseducadoras dijo...

Ivan esta bien tu tema, ahora incluye los temas del centro histórico de Salamanca, que realmente tiene una riqueza artísitica impresionante.
Esta bien, sale.